Comentarios sobre un Cartel:

    ¿Un papel pegado en la pared?

    Un cartel es algo más: Argumento, predisposición, guiño, expectación, invitación, síntesis y resumen de todo un acontecimiento.

     Difícil el reto este año para la Junta de Cofradías; por una parte homenajear a la Cofradía del Santísimo Cristo de la  Agonía, Santo Entierro y Romanos en el 50 aniversario de su fundación (desde aquí muchas felicidades por el acontecimiento y por vuestra contribución al engrandecimiento de la Semana Santa chinchillana); y por otra parte hacer cómplice al espectador, tratar de implicarlo en el desarrollo de nuestra Semana Pasional.

    Tenemos un protagonista; no uno, sino el principal: Cristo Crucificado.

     Tenemos una poderosa fuente de inspiración, el «Libro de los Libros»:La Biblia; donde en el Nuevo Testamento leemos:

 

«Los soldados del procurador llevaron a Jesús al Pretorio y reunieron en torno a El a toda la cohorte. Lo desnudaron, le vistieron una túnica de púrpura, trenzaron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza; después que se mofaron de El, le quitaron la túnica, le vistieron sus ropas y lo llevaron a crucificar.

Sobre su cabeza pusieron la causa de su condena: -Este es Jesús, el rey de los judíos-

Tomaron, pues, a Jesús, y cargándole la Cruz, salió hacia un lugar llamado Calvario; crucificaron allí a Jesús.

Juntamente con El crucificaron a dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda que también lo injuriaban.

Hacia la hora sexta, las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta la hora nona. El Sol se eclipsó y se oscureció toda la tierra».

 

     Y hay va Jesucristo; desde el Palacio de Pilatos; o sea, desde Diablos y Tiradores, recorriendo su Vía Crucis; nuestro particular Vía Crucis por las calles de Chinchilla: Diablos y Tiradores, Arco de la Villa, Plaza de la Mancha, calles de Obra Pía, Apóstol, Jabón, Tejedores y Cuevas del Castillo, para llegar al Monte Calvario –Cerro de San Vicente, coronado por el Castillo del Marqués de Villena- donde ya se vislumbran los dos ladrones crucificados, para cuando se produce la puesta de Sol, ocupar el sitio que los hombres, la historia y el destino le tenían reservado: Morir en la Cruz por la salvación de todos nosotros.

Junta de Cofradías